domingo, 19 de marzo de 2017

TRASTORNO DE DESREGULACIÓN DISRUPTIVA DEL ESTADO DE ÁNIMO (DSM-5)

Los nuevos criterios diagnósticos de los trastornos del estado de ánimo publicados en el DSM-5 (Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) de la APA, incluyen el Trastorno de Desregulación del Estado de Animo como uno de los trastornos del estado de ánimo depresivos.

El diagnóstico se realiza examinando los siguientes criterios para ver su ausencia/presencia, y en caso de que existieran criterios que nos orientarían hacia este trastorno, se trabajaría el tratamiento basándose en esta hipótesis.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS TRASTORNO DE DESREGULACIÓN DISRUPTIVA DEL ESTADO DE ÁNIMO



A. Accesos de cólera graves y recurrentes que se manifiestan verbalmente (p.e. rabietas verbales) y/o con el comportamiento (p.e. agresión física a personas o propiedades) cuya intensidad o duración son desproporcionadas a la situación o provocación.

B. Los accesos de cólera no concuerdan con el grado de desarrollo.

C. Los accesos de cólera se producen, en término medio, tres o más veces por semana.

D. El estado de ánimo entre los accesos de cólera es persistentemente irritable o irascible la mayor parte del día, casi todos los días, y es observable por parte de otras personas (p.e. padres, maestros, compañeros).

E. Los Criterios A-D han estado presentes durante 12 o más meses. En todo este tiempo, el individuo no ha tenido un período que durara tres o más meses consecutivos sin todos los síntomas de los Criterios A-D.

F. Los Criterios A y D están presentes al menos en dos de tres contextos (es decir, en casa, en la escuela, con los compañeros) y son graves al menos en uno de ellos.

G. El primer diagnóstico no se debe hacer antes de los 6 años o después de los 18 años.

H. Por la historia o la observación, los Criterios A-E comienzan antes de los 10 años.

I. Nunca ha habido un período bien definido de más de un día durante el cual se hayan cumplido todos los criterios sintomáticos, excepto la duración, para un episodio maníaco o hipomaníaco. 

Nota: La elevación del estado de ánimo apropiada al desarrollo, como sucede en el contexto de un acontecimiento muy positivo o a la espera del mismo, no se ha de considerar un síntoma de manía o hipomanía.

J. Los comportamientos no se producen exclusivamente durante un episodio de trastorno de depresión mayor y no se explican mejor por otro trastorno mental (p.e. trastorno del espectro autista, trastorno por estrés postraumático, trastorno por ansiedad de separación, trastorno depresivo persistente [distimia]).

Nota: Este diagnóstico no puede coexistir con el trastorno negativista desafiante, el trastorno explosivo intermitente o el trastorno bipolar, aunque puede coexistir con otros, como el trastorno de depresión mayor, el trastorno de déficit de atención/hiperactividad, el trastorno de conducta y los trastornos por consumo de sustancias. En individuos cuyos síntomas cumplen los criterios para el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo y el trastorno negativista desafiante, solamente se debe hacer el diagnóstico de trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo. Si un individuo no ha tenido nunca un episodio maníaco o hipomaníaco, no se debe hacer el diagnóstico de trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo.

K. Los síntomas no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica o neurológica.

viernes, 6 de enero de 2017

DEPRESION INFANTIL

la depresion en la infancia no se manifiesta como en los adultos

La princesa está triste,
¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan
por su boca de fresa
que ha perdido la risa,
que ha perdido el color...

Rubén Darío




Los niños son tremendamente sensibles a los cambios en el ambiente y en nuestros estados emocionales, además no poseen la experiencia suficiente para entender que "las cosas pasan", que el dolor cede. Ellos se sienten impotentes ante el sufrimiento.

La forma de expresar tristeza en el niño es muy diferente de la del adulto, por lo que hay que estar atentos a cambios de comportamientos, retrocesos evolutivos, agresividad o problemas de alimentación o sueño. 


ARTÍCULOS RELACIONADOS



LA DEPRESIÓN INFANTIL

la depresion en los niños a veces cursa con irritabilidad o retrocesos evolutivos
La depresión infantil cursa con criterios diagnósticos diferentes según la edad, de esta forma en los niños la tristeza puede ser reemplazada por irritabilidad, la duración de la distimia (depresión ligera de 2 años de duración en adultos), es de 1 año en niños, y se da mayor prominencia de afecciones somáticas y retraimiento motor, mientras que síntomas como el enlentecimiento psicomotor, la somnolencia o las ideas delirantes son más corrientes en adolescentes y en la edad adulta.





ESTRUCTURA DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN DEPRESIÓN INFANTIL

el programa incluye intervencion en pensamientos, conductas y actividades

AREAS DE INTERVENCIÓN EN DEPRESIÓN INFANTIL

Cuando se trabaja con un niño con un trastorno emocional, hay que intervenir no sólo con el propio niño, sino que se tendrá en cuenta a los padres y a la familia dentro del programa de intervención:


intervencion en depresion infantil


PROTOCOLO TERAPÉUTICO EMOCIÓN-ACCIÓN-COGNICIÓN

Un modelo eficaz de tratamiento cognitivo conductual para la depresión del niño y el adolescente es el programa emoción-acción-cognición (Méndez, 2002).

OBJETIVOS DEL PROGRAMA

a) Reconocer diferentes emociones.

b) Identificar las situaciones que provocan emociones.

c) Autoevaluar la intensidad de las emociones.

EL NIÑO EN DUELO

las manifestaciones del duelo en niño difieren de las del adulto



El concepto de muerte es complejo para los niños, antes de los 5 años no entienden la irreversibilidad de una muerte, posteriormente comprenden que es definitiva para los demás pero no para ellos mismos. Es a partir de los 10 años cuando comprenden que es irreversible e inevitable para todos.



Las manifestaciones normales de duelo en niños pueden ser: